Identidad Caribe

Gustavo Petro podría ser Presidente sin congresistas

Gustavo Petro podría ser Presidente sin congresistas

Gustavo Petro podría ser Presidente sin congresistas

Estoy plenamente convencido que un amplio sector de colombianos llevará a segunda vuelta presidencial a Gustavo Petro para que dispute con quien le toque, el acceso al Palacio de Nariño como gobernante durante el periodo 2018 – 2022.

Y con esa misma convicción pienso, que podría perder la oportunidad de gobernar con congresistas de la misma forma que gobernó en Bogotá sin concejales, lamentablemente una situación bastante difícil.

A nadie le quepa duda, que Gustavo Petro es una figura de opinión, es una persona capaz de despertar odios y amores y creo, que está entre las dos figuras políticas que más votos de opinión tienen en el país, el otro nombre me lo reservo para no perder el norte de lo que quiero decir.

Ese mismo poder de convocatoria hace que a Gustavo Petro se le acerquen personajes a agitar sus banderas en los momentos felices y, a dejarlas de agitar en sus momentos difíciles. Son muchos los oportunistas que aprovechan la imagen del líder progresista más fuerte y convincente que tiene el país.

Cuando digo oportunista, no estoy diciendo corruptos, en esa discusión no me meto y creo que los candidatos que están en la lista de la decencia a Senado y Cámara por Bogotá, son personas que gozan de buena reputación en cuanto al tema de corrupción.

Un oportunista es aquel que se acomoda a las circunstancias para obtener provecho, subordinado, incluso, sus propios principios, es una persona que aprovecha hábilmente las oportunidades.

En 2011 Gustavo Petro era el gran elector de Bogotá para llegar al Palacio Liévano, eso lo entendieron los oportunistas y se pegaron a la imagen de quien efectivamente ganó la Alcaldía de la Capital Colombiana, en ese momento todos fueron progresistas como nunca, luego de un acuerdo pasaron a formar parte de Alianza Verde tanto ediles como concejales.

A excepción de Yezid García Abello como concejal y de pocos ediles como Francisco Castañeda en Kennedy, los demás se volvieron enemigos de la Bogotá Humana después que llegaron a sus curules gracias a estar pegados a la imagen de Gustavo Petro, en pocas palabras lo traicionaron.

Todo eso fue el resultado de la escogencia de los candidatos que como siempre fue seleccionado por quienes le hablan al oído a Petro, sin contar con el consenso de las bases que siguen al líder progresista.

En 2015, después de un trabajo vandálico de la prensa colombiana en la que la fuerza política del entonces alcalde quedó reducida a la indiferencia ciudadana, casi que había que rogar para que algunos estuvieran en las listas a concejo o a la JAL, por eso en algunas localidades a pesar de tener alcalde, progresistas no tuvo listas a la JAL, y en localidades como Kennedy, la lista a duras penas logró conformarse con 9 donde debían estar 11 candidatos.

Algunos se atrevieron a ser candidatos a concejo como Hollman Morris que resultó electo, igualmente otros que no tuvieron la misma suerte, pero lo intentaron sin sentir vergüenza de ser candidatos simpatizantes de Petro como David Racero, Andrés Charri, Gabriel Benavides entre otros.

Hoy Petro después de tomar su trago amargo rodeado de sus ‘leales’ vuelve a ser el gran elector, pero esta vez para la presidencia, qué mejor oportunidad para que muchos que en el pasado se escondieron para aparecer hoy como sus más nobles seguidores buscando una oportunidad para ser congresistas, no con sus méritos, sino con el mérito que da ser candidato a Senado o Cámara por el movimiento político de Gustavo Petro. Ojalá una vez electos y al ver el desprestigio en que va a caer Petro por parte de la prensa prepago en Colombia, no vayan a repetir la historia de Bogotá, pero ahora en Colombia, dejando sin respaldo a quien muy seguramente será el próximo presidente de los colombianos.

La otra debilidad son sus cabezas de lista tanto en Bogotá a Cámara como en el Senado de la República, pues desgraciadamente todavía caemos en el cuento de que vale más malo conocido que bueno por conocer.

Creo que a María José Pizarro en Bogotá como a Gustavo Bolívar en Colombia, nadie los puede tratar de corruptos ni de politiqueros, pero nadie los conoce como las personas cercanas al movimiento progresistas de Gustavo Petro, eso causa alguna desconfianza en algunos sectores progresistas, más aun cuando en recientes elecciones Gustavo Bolívar promovía el voto en blanco porque no creía ni en Petro, mientras María José Pizarro presuntamente estaba cercana a Alianza Verde partido político que a excepción de Yezid García, se alió con quienes le hicieron el mandato imposible al alcalde de la Bogotá Humana.

Seguramente son miles los colombianos que se van a volcar en masas para elegir como presidente a Gustavo Petro, sencillamente porque no hay otro mejor que él, sus programas son claros y diferentes a los que hemos escuchado durante décadas, pero están apoyando a candidatos del Polo Democrático y Alianza Verde las fuerzas políticas donde hay más simpatizantes del líder progresista.

Son muchos los candidatos de la lista de la decencia que ya se sienten elegidos por el solo hecho de que la gente los ve cerca a Gustavo Petro, por eso muchos de ellos han optado por la indiferencia al ciudadano de a pie que ha tratado de acercárseles, esa actitud es egoísta, porque no solamente les puede traer resultados adversos, sino que perjudican las aspiraciones presidenciales de Petro, porque a menos congresistas será más fácil el ataque de sus adversarios.

Sin demeritar a nadie, pienso que un error político es no haber tenido en puestos importante a personas como Jorge Rojas de gran labor y reconocimiento político durante el Gobierno de Bogotá Humana, lo mismo que María Mercedes Maldonado que ya se había dado a conocer como precandidata progresista para la Alcaldía de Bogotá, ella se hizo a un lado con altura, pero para muchos, su decisión fue tomada al sentir que le ‘pintaron’ la cara al no ser cabeza de lista a Cámara por Bogotá con todos los méritos. Algunos dicen que Hollman Morris no le perdona que ella se le haya atravesado como precandidata a la Alcaldía.

En síntesis, María José Pizarro no es una aparecida en el escenario político, tiene mucha experiencia y reconocimiento en temas de derechos humanos, no es corrupta hasta donde sabemos, por tanto el pueblo bogotano no debería negarle la oportunidad de llegar a la Cámara de Representantes como el oxígeno que necesita el país, lo mismo sucede con Gustavo Bolívar y el resto de integrantes de la lista al Senado, él ha sido un crítico confeso de los corruptos de este país y merece mejor suerte que toda esa casta dominante que durante décadas se ha robado el presupuesto nacional.

Deja tú opinión aquí

Comenta con Facebook

Contactos

Flag Counter


analfabetismo

Estadísticas

  • 1520Página de inicio:
  • 779537Total de lecturas:
  • 100Lecturas hoy:
  • 280Lecturas ayer:
  • 641284Total de visitas:
  • 67Visitantes hoy:
  • 161Visitantes ayer:
  • 1132La semana anterior:
  • 2701Visitantes por mes:
  • 152Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • febrero 15, 2017El contador comenzó el: