Identidad Caribe

Gabriel Julio Sierra, de excelente acordeonista a pastor del odio contra Petro en redes sociales

Gabriel Julio Sierra, de excelente acordeonista a pastor del odio contra Petro en redes sociales

Gabriel Julio Sierra, de excelente acordeonista a pastor promotor del odio en redes sociales

Negar la calidad artística del gran acordeonista Gabriel Eduardo Julio Sierra, mejor conocido en el ámbito como ‘Gabriel Julio’, es negar, que existe una leyenda muy popular sobre el río Guatapurí, la cual refiere, que todo el que ahí se baña a su tierra no quiere volver.

Indudablemente, Gabriel Julio desde que se ‘empuñó’  su acordeón  en el pecho demostró ser uno de los más destacados intérpretes de este instrumento que bien ha sabido arrancarles alegrías a muchos colombianos en diferentes escenarios de nuestra geografía.

Un brillante hijo de San Juan Nepomuceno Bolívar, municipio en el que también nació otro destacado acordeonista ya fallecido, el gran Julio Rojas Buendía (Q.E.P.D) dos veces Rey de la Leyenda Vallenata, quizás al que muchos llegaron a confundir en varios festivales con Gabriel Julio, pues su nombre Julio y nacidos en la misma tierra, para algunos faltos de investigación se trató de la misma persona beneficiando obviamente esta situación a Gabriel Julio, pues Julio Rojas Buendía ya era un consagrado Rey de la Leyenda Vallenata y con más recorrido musical, sin que esto le quitara la calidad interpretativa que rodea como acordeonista al gran Gabriel Julio.

Lamentablemente, la música a veces no es el portafolio del éxito para los mejores si no va acompañada con un poco de suerte e influencia, esta situación, ha llevado al desaparecimiento d grandes figuras que fueron más reconocidas como excelentes festivaleros, pero como artistas de talla musical en el ámbito comercial, tuvieron un duro e injusto revés.

Gabriel Julio lo intentó varias veces pero el éxito nunca le llego pese a acompañar a excelentes cantantes que grabaron canciones de excelentes compositores, sin embargo como muchos artistas de nuestro folclor, ‘buscó’ los caminos de Dios, algunos por vocación, otros por la plena convicción de la existencia de un ser supremo y otros en búsqueda de capturar un mercado dentro de la fe, el cual le había sido esquivo en sus vagabundas vidas musicales.

Tal parece el caso de Julio Eduardo Sierra Buendía, quien desde hace rato ingresó al mundo de la música cristiana para luego oficiar como pastor, lo cual no solo demuestra su habilidad como gran acordeonista, sino que también su habilidad para traficar en nombre de la fe.

Han sido tantos los músicos vividores y avispados que se han aprovechado de la fe cristiana para poder posesionarse como los artistas que en el difícil mundo comercial les fue imposible, que a la hora de ver sus acciones, se descubre que el manto sagrado de Cristo se les cae de un rostro ruin y perverso como bien parece el rostro del ahora pastor Gabriel Julio.

En redes sociales, contrario al mandato de la palabra cristiana, este acordeonista pastor se le ha salido el Satanás que lleva dentro para lanzar toda clase de improperios mañosos contra una candidatura política que no reúne sus condiciones, algo bochornoso que lo deja al descubierto de ser uno de los tantos músicos que ante el fracaso comercial buscaron refugio en iglesias para poder vender sus discos a una comunidad que unida compra y respalda en la fe, todo lo que sus pastores les ofrecen.

Gran acordeonista y falso profeta, es lo que puedo describir de Gabriel Julio, quien para ocultar el respaldo a una clase política corrupta en Colombia llena de odios, sangres y mentiras, en nombre de la fe incita al odio, la venganza y el rechazo de quienes no son de sus afectos políticos como en efecto se demuestra en estas putrefactas imágenes bajadas de su red social Facebook.

A Gabriel Julio se le puede definir como el profeta de la maldad, de la fobia, la mentira, la codicia y promotor de la cultura del vivo amante de la corrupción y el paramilitarismo.

También te puede interesar

Deja tú opinión aquí

Comenta con Facebook